Excitada por el viento, contiene el aire y se lanza sin medir las consecuencias.
No es profesional en su salto, su cadera está torcida y sus pies desalineados.
Es un dibujo en el aire. Una madeja de líneas que develan su figura humana y femenina.
Su pelo contradice el impulso, cae enredado tapándole la cara.
El Nahuel Huapi es frío y ella está desnuda.
El salto eterno dura un instante, los autos pasan por la Avenida Bustillo debajo de ella, un grupo de personas levanta las cabezas, otras se distraen con el tráfico o sólo ven un mamarracho de alambre.
El instante se hizo de noche y ella sigue ahí. Sus líneas contrastan contra el oscuro del cielo.
El tiempo se materializa en su cuerpo y lo oxida.
Cuando llega el día, sigue ahí, suspendida en el aire.

“DEDICADO A TODOS LOS ARTISTAS VIVOS O MUERTOS DE LA ARGENTINA.”

100kg de alambrón y alambre de fardo enredados y distribuidos en 14 m de largo a 11 m de altura.
Lugar de emplazamiento: Avenida Bustillo, costa del Lago Nahuel Huapi , Bariloche , Río Negro, Argentina.
Verano 2013

crédito fotográfico: Santiago Gaudio
producción: Arte Insitu